distancias.com.es.

distancias.com.es.

Los jardines colgantes de Babilonia: leyenda o realidad

Los jardines colgantes de Babilonia: leyenda o realidad

Los jardines colgantes de Babilonia: leyenda o realidad

En la historia de la humanidad existen muchas leyendas y mitos, que nos hacen preguntarnos si son ciertos o si solo son meras invenciones producto de nuestra imaginación. Una de las leyendas más famosas es la de los jardines colgantes de Babilonia. ¿Existieron realmente esos impresionantes jardines que adornaban la antigua ciudad de Mesopotamia? ¿Qué los hacía tan especiales? Acompáñame en este recorrido por la historia y la geografía para descubrir si esta leyenda es una realidad o simplemente una fantástica invención.

La ciudad de Babilonia fue uno de los centros de poder más importantes de la antigua Mesopotamia, gracias a su posición estratégica a orillas del Éufrates y a la fertilidad de las tierras circundantes. Desde los primeros registros escritos que se conservan, sabemos que los reyes de Babilonia eran amantes de la naturaleza y de los jardines, y que contaban con sus propios jardines privados en el interior de sus lujosos palacios.

La leyenda de los jardines colgantes, según la versión más extendida, se atribuye a Nabucodonosor II, el rey de Babilonia entre 605 y 562 a.C. Se dice que el monarca estaba enamorado de su esposa, la reina Amytis, quien provenía de las montañas y extrañaba la belleza y las vistas de su tierra natal. Para complacerla, Nabucodonosor ordenó construir unos jardines que evocaran una montaña colgante y que estuvieran cerca de su palacio para que la reina pudiera disfrutar de ellos a pesar de estar en la ciudad.

Según la descripción de algunos historiadores, los jardines se encontraban en la terraza de un palacio y estaban formados por una estructura en forma de terrazas escalonadas, sostenidas por columnas de piedra y arcilla, y cubiertas de tierra vegetal y plantas. En resumen, se podría decir que se trataba de una especie de montaña artificial de jardines que adornaba el centro de la ciudad.

Sin embargo, a pesar de la poética descripción, la única fuente escrita que se ha encontrado, que alude a estos jardines, es el relato del historiador griego Diodoro de Sicilia, que vivió en el siglo I a.C., es decir, varios siglos después de que supuestamente se construyeran los jardines. Además, algunos estudiosos han señalado que resulta difícil creer que la ciudad de Babilonia, ubicada en una región desértica, hubiera tenido la cantidad de agua necesaria para mantener esos jardines.

Por otro lado, excavaciones arqueológicas recientes realizadas en Babilonia han descubierto que, efectivamente, se construyeron jardines en algunas plataformas que permiten suponer que se trataba de jardines colgantes. No obstante, estas estructuras no eran tan grandes y espectaculares como se han imaginado durante años, sino que eran más modestas y, en algunos casos, estaban desprovistas de elementos importantes para sostener jardines colgantes. Esto ha llevado a algunos arqueólogos a proponer que los jardines debieron existir pero tenían un tamaño más modesto, o quizás que se construyeron en otro lugar cercano.

Entonces, ¿podemos afirmar que los jardines colgantes eran una realidad? Es difícil dar una respuesta definitiva, puesto que no contamos con suficiente evidencia documental y las pruebas arqueológicas encontradas son difíciles de interpretar. Sin embargo, lo que sí es cierto es que esta leyenda ha sido muy popular en la cultura occidental, y ha servido como fuente de inspiración para artistas y escritores desde la época clásica, como Demóstenes o Plinio el Viejo, hasta la actualidad.

En cualquier caso, esto no quita que la leyenda de los jardines colgantes de Babilonia siga cautivando nuestra imaginación y nuestra atención, y nos invita a reflexionar sobre la importancia del paisaje natural en la vida humana.

En conclusión, aunque los jardines colgantes de Babilonia siguen siendo un misterio, lo cierto es que esta leyenda nos hace reflexionar sobre la relación del ser humano con el entorno natural y la importancia de la belleza y la estética en nuestra vida cotidiana. Quizás no se trate de la existencia real de estos jardines, sino de la mitología que se ha creado en torno a ellos, lo que les da su verdadero valor histórico y cultural.